LOS CABALLOS Y EL STRESS

0
LOS CABALLOS Y EL STRESS

Transporte, visitas al herrador y al veterinario, nuevos entornos, situaciones de estrés

Los problemas de comportamiento son difíciles de solucionar, y antes de pensar que el caballo es testarudo hay que descartar que realmente exista una causa subyacente por la que se niega a cooperar. Las causas más obvias de mal comportamiento son el dolor, ya que un caballo que padece dolor está bajo tensión y puede reaccionar de manera inesperada
La confusión: muchas veces se utiliza el castigo de manera inapropiada sin entender antes los mensajes que el caballo está mandando. La confusión es de las causas más frecuentes de problemas de comportamiento durante el entrenamiento.
Malas experiencias: Los caballos las recuerdan perfectamente, el lugar dónde ocurrió y la persona con la que sucedió.

El estrés y sus efectos

El funcionamiento del cerebro del caballo es un misterio, ya que solamente se puede interpretar sus pensamientos a través de su comportamiento, y es entonces cuando podemos confundir al interpretarlo y pasar por alto algún signo de inconformidad o malestar.

Cuando un caballo se siente estresado o asustado, produce adrenalina, necesaria para poder arrancar a correr de la manera más inmediata posible. Sin embargo, la adrenalina en exceso le impedirá relajarse, y sentirse excitado con una constante presión al caballo, con su sufrimiento consecuente.
El estrés debilita el sistema inmunitario haciendo el caballo más susceptible de padecer infecciones víricas. De esta manera se incrementa la posibilidad de que se ponga enfermo, sobre todo si ha estado en congregaciones de caballos o transportado en un camión o remolque lleno de gérmenes. Además del malestar que genera en el caballo, puede resultar perjudicial también para su organismo, ya que se liberan sustancias químicas que pueden causar reacciones alérgicas, cólicos, úlceras gástricas, diarreas.

Hay que diferenciar entre cuatro tipos de estrés de diferentes orígenes en el caballo:

– Estrés comportamental: Los caballos no ven el mundo del mismo modo que los humanos. Su visión es diferente, su oído es más afinado que el nuestro… Esto es una posible explicación de por qué el caballo de golpe puede saltar hacia otro lado, o asustarse sin haber nada aparente. Un caballo estresado suele ser un animal agitado, con el cuerpo tenso, las orejas hacia atrás y la cabeza levantada.

– Estrés mecánico: El nivel de estrés de estos animales también incrementa si padecen algún tipo de lesión, como por ejemplo una cojera, inflamación o alguna enfermedad sistémica. Cualquier esfuerzo que se le pida a un animal que no está en óptimas condiciones puede resultar frustrante.

– Estrés nutricional: El aparato digestivo está diseñado para recibir comida durante todo el día y además gran proporción de ella en forma de forraje. Así pues, racionar la comida no es más que una manera de humanizar el instinto primario de estos animales.

– Estrés inmunológico: Como se ha comentado anteriormente, un sistema inmunológico debilitado hace que sea más susceptible de padecer infecciones virales o bacterianas. Por eso es de suma importancia mantener un programa de desparasitación y / o vacunación ajustado.
Determinar ante qué situación de estrés nos encontramos puede resultar primordial para establecer su solución.

Las Estereotipias

Las estereotipias son comportamientos anormales que se convierten en habituales sin un fin determinado, como por ejemplo dar vueltas en el box, morder la madera y agitar la cabeza. La causa principal es el aburrimiento, aunque se sabe que los estímulos negativos y las molestias continuas como los insectos en las orejas o los rayos del sol del verano en la cara son una causa frecuente.

Se ha demostrado que un caballo que padece una estereotipia, intenta estimular su cerebro para que libere sustancias que generan placer y alivian tensiones. Así el caballo encuentra una manera de sentirse mejor, aunque con el tiempo pasa a depender de ello siendo adicto a la liberación de esas sustancias, y es entonces cuando empieza en comportamiento estereotipado, cuando lo realiza sin el motivo de estrés que lo generó inicialmente.

Soluciones a los problemas de conducta
Hay momentos de más estrés para el caballo, que suelen comportar situaciones de difícil manejo. En estas ocasiones el caballo, aunque sea tranquilo, no se comporta como es habitual, y se puede mostrar intranquilo y nervioso.

Hay caballos que se ponen tensos y nerviosos cuando se encuentran en concentraciones, rutas o paseos en las que tienen que compartir espacio con otros caballos o mucha gente. Si se es consciente de este comportamiento, podremos anticipar y preparar al caballo para que esté más tranquilo.

En casos de caballos temperamentales, nerviosos, estresados o excitados ya por naturaleza, que forma parte de su estado habitual, es recomendable un tratamiento más prolongado y constante a base de triptófano y magnesio. Además, podemos reforzar este tratamiento con una suplementación puntual el día del evento o competición.

Los problemas de conducta son una realidad muy presente en el mundo ecuestre. Si se intenta entender un poco más la mente del caballo se conseguirá el acercamiento al animal y mejorar la harmonía entre nosotros, los humanos, y este ser tan especial y vulnerable a la vez, el caballo.

 

Deja tu comentario

84 + = 88

Registro Gratuito del Club Amigos de Toros para Todos

Nombre y Apellidos (requerido)

Provincia (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Dirección (si desea recibir información de promociones)

Quiero suscribirme como socio de Amigos de TpT (próximamente recibirás un mail de confirmación con tu nº de socio)

×
Comprar TORO THE GAME

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Asunto

PC o PS4 (Indica si quieres el juego en formato PC-ordenador o Play Station 4. En breve nos pondremos en contacto contigo para indicarte el precio y procedimiento de compra para que lo recibas lo antes posible)

×