EXAMEN PRE-COMPRA

0
EXAMEN PRE-COMPRA

El examen de compra de un caballo debe considerarse como si fuese la revisión técnica de vehículos, que le garantizan a nuestros conductores el cumplimiento de los requisitos de seguridad indispensables para el propósito para el cual el vehículo se adquiere. Muchos animales han pasado de manos en nuestro medio o fueron adquiridos en el extranjero, sin una revisión previa, o con una incompleta, que termina causando enormes desilusiones a los compradores y que, por supuesto, significaron cuantiosas sumas de dinero, ahora ya perdidas. Una cantidad de procedimientos diagnósticos por imágenes está a la disposición de los centroamericanos en nuestro país, incluyendo radiografía, termografía, ultrasonido y endoscopia, así como la anestesia diagnóstica por bloqueos de ramas nerviosas específicas o directamente de articulaciones, que le ofrecen mayor tranquilidad a través de la seguridad de que, al momento del examen de compra, el animal en cuestión se encuentra sano y apto para la competición.
El objetivo general de esta presentación es demostrar los amplios beneficios que las imágenes proveen en el diagnóstico de lesiones presentes o por presentarse en el futuro cercano, de manera que se valoren mejor las decisiones de adquirir un determinado animaL

El examen por comprador, indica que la persona que desea adquirir el animal es el encargado del pago de los honorarios. Éticamente es incorrecto y cuestionable que el examen de comprador sea realizado por el veterinario frecuente de la persona que vende, o que un animal sea vendido junto con un certificado veterinario emitido por éste.

El veterinario que realiza este tipo de exámenes debe contar con amplia experiencia en la realización de un examen de renqueras. Debe tener a su disposición los equipos para imágenes y ser diestro en su interpretación. El examen de renqueras consta de una correcta anamnesia, observación, inspección, manipulación, y apreciación del animal al paso, trote y galope, sin y con los aparejos propios del evento para el que se quiere, si ya es un animal entrenado, y además bajo silla con y sin jinete y realizando la actividad en cuestión.

La localización de lesiones presentes o potenciales, depende igualmente de un conocimiento de los defectos de conformación que inciden negativamente en el desempeño atlético futuro. Igualmente, animales jóvenes son motivo de mayor preocupación cuando provienen de nuestra región por los problemas nutricionales ya encontrados, desafortunadamente pos compra.

TERMOGRAFÍA

La termografía veterinaria es tecnología de imágenes infrarroja que mide el calor emitido por la piel. Ello puede ser debido a un problema del metabolismo local o circulatorio como respuesta a un proceso inflamatorio. Las renqueras en el caballo son debidas normalmente al dolor proveniente de una estructura tendinosa, ligamentosa, muscular, ósea o articular inflamada. Esta modalidad es usada como un método diagnóstico, para corroborar los hallazgos clínicos, o preventivo, durante el entrenamiento para detectar los aumentos iniciales de la circulación local debido a inflamación, antes de que se conviertan en verdaderos problemas de renquera.

Los resultados de investigaciones han demostrado que los cambios térmicos pueden ser evidenciados hasta 15 días antes de que pueda observarse al animal renco por el entrenador, jinete o veterinario.

Esta última razón justifica la recomendación de que todos los animales que pretendan ser adquiridos reciban un examen de comprador completo, incluyendo desde luego la termografía. Esta modalidad ha demostrado en el humano tener una especificidad de 95% y una sensibilidad de 99%.

Es importante además resaltar que la termografía puede detectar áreas frías compatibles con varios problemas de columna como la Radiculopatía o la Distrofia Refleja Simpática. Igualmente, áreas frías sugieren fibrosis o cicatrices que bien podrían significar cicatrices quirúrgicas no reportadas a la hora del examen.

RADIOLOGÍA:

La imaginología del sistema músculo esquelético ha sido confinada tradicionalmente a la radiografía. Sin embargo, el bajo número de radiografías de calidad diagnóstica o la falta de capacitación en interpretación disminuyen su utilización y colocan al veterinario en situaciones apremiantes a la hora de contribuir en la toma de decisiones del comprador o, peor aún, lo guían equivocadamente. Un número adecuado de radiografías tomadas en las áreas consideradas problemáticas por el examen clínico o por los hallazgos de termografía es de enorme valor.

De lo contrario, el veterinario debe sugerir las tomas que correspondan a aquellas áreas de mayor incidencia de lesiones según el deporte o actividad para la cual se pretende adquirir al animal. Normalmente se requieren entre 6 y 9 diversas tomas por articulación para asegurar una adecuada visualización. Igualmente debe tomarse en consideración que algunas estructuras como el hueso navicular requieren de tomas especiales como la flexoria y dorso ventrales de 45 y 65 grados para mejor definir la superficie de contacto con el tendón flexor digital profundo y sus bordes proximal y ventral respectivamente. Otras tomas, como en horizonte, son especiales para la patela y filas de huesos del carpo, y la técnica de venografía sirve para que nos aseguremos de la adecuada circulación del casco, cuando se sospeche de laminitis o infosura crónica

El veterinario debe tener especial cuidado en definir contornos anormales del hueso subcondral de una articulación, o cambios en su densidad, o cuerpos radiodensos asociados con el contorno y signos de enfermedad degenerativa articular que incluyen principlamente remodelación periarticular, lesiones del tejido intracapsular y cambios en el grosor del espacio articular o en la forma o tamaño de la articulación.

ULTRASONIDOS:

El ultrasonido se ha convertido en una modalidad esencial para el diagnóstico de lesiones articulares, con la ventaja sobre la artroscopia, de no ser invasiva. Con los equipos modernos es posible visualizar los tejidos blandos y el cartílago de cada articulación en las manos y patas, en la espalda y en la pelvis. El ultrasonido se ha convertido en un excelente aliado del veterinario deportivo y un adyuvante incomparable en el examen de comprador.

El ultrasonido es muy eficaz en demostrar la dilatación por líquido sinovial y provee información sobre patologías de la membrana sinovial así como alteraciones de la cápsula y tejido peri articular que no sería visible por otros medios a nuestra disposición local. Es una metodología más sensible en la identificación de cambios tempranos en la remodelación periarticular y en la presencia de espolones ( osteofitos y entesiofitos).

También es de increíble valor en la precompra de animales jóvenes para la identificación de enfermedades ortopédicas del desarrollo y en la osteomielitis epifisial y artritis séptica en neonatos.

Con la tecnología disponible en nuestro medio, no existe justificación para que los caballistas o deportistas que practican las diferentes disciplinas ecuestres, adquieran animales sin un examen pre compra. los aspectos de la inspección de otros sistemas como el reproductivo y respiratorio, igualmente deben ser tomados en consideración.

 

Deja tu comentario

2 + 1 =

Registro Gratuito del Club Amigos de Toros para Todos

Nombre y Apellidos (requerido)

Provincia (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Dirección (si desea recibir información de promociones)

Quiero suscribirme como socio de Amigos de TpT (próximamente recibirás un mail de confirmación con tu nº de socio)

×
Comprar TORO THE GAME

Correo electrónico (requerido)

Teléfono

Asunto

PC o PS4 (Indica si quieres el juego en formato PC-ordenador o Play Station 4. En breve nos pondremos en contacto contigo para indicarte el precio y procedimiento de compra para que lo recibas lo antes posible)

×