EL PODENCO IBICENCO

0
EL PODENCO IBICENCO

Pariente cercano del Perro de los faraones de la isla de Malta, basta con ver sus similitudes: orejas altas y erectas, cuerpo alargado, es más que probable que el Podenco ibicenco aterrizara en las Pitusas en la misma época que lo hacia el Perro de los faraones en Malta.

La hipótesis dominante es que los fenicios lo introdujeron en Ibiza hace aproximadamente 3.000 años. Un famoso criador español inició su cría controlada en Mallorca en la década de 1950 y por esta razón a menudo también se le conoce como Podenco mallorquín. Del mismo modo, también recibe en Alemania el nombre de Balearen-Laufbund o Charnique o Chien des Baleares en Francia.

Sus excelentes aptitudes para la caza traspasaron así las fronteras españolas y fue muy popular en la Provenza y el Rosellón, donde llegó a ser prohibido dado que se le vinculaba con la caza furtiva. ¿Su pecado? Ser extremadamente silencioso cuando caza, una virtud muy apreciada precisamente por los cazadores furtivos para poder desarrollar su actividad de manera discreta.

No hay conejo que se le resista a este estilizado perro de fuerte esqueleto procedente de las Islas Pitiusas y caracterizado por los espectaculares saltos que puede llegar a dar y que le han valido el sobrenombre de ‘perro volador’.

Con una técnica muy depurada que consiste en perseguir la presa a velocidades de hasta 64 kilómetros por hora y matarla rompiéndole el cuello, este perro ha sido un fiel aliado de los cazadores de conejos del Mediterráneo español desde hace miles de años.

Características generales.

Alto y estilizado con una gran agilidad. Tiene un trote interrumpido muy particular y un galope muy rápido.

Cabeza, cara y cuello.

Tiene la cabeza larga y estrecha con forma de cono hasta casi la base y es bastante pequeña en proporción con el resto del cuerpo.
El cráneo es largo y plano y el hueso occipital sobresale.
El hocico es prominente, estrecho y largo con la nariz algo convexa y de color carne.
Sus dientes son muy blancos y cierran en tijera perfectamente.
Los ojos son pequeños y oblicuos, de color ámbar y conforman una mirada marcadamente inteligente. Siempre tiene las orejas erguidas. Son muy móviles y tienen forma de rombo alargado.
Su cuello es fino en ambos lados y ligeramente arqueado, dotado de una potente musculatura.

Cuerpo.

Tiene el dorso recto, largo y flexible con buena musculatura aunque plana. El lomo es arqueado y el pecho profundo, estrecho y largo con el vientre alzado. El pelo es liso, áspero y largo, particularmente denso.

Extremidades.

Los miembros anteriores, vistos de frente, están muy próximos entre sí. Los hombros son oblicuos, sólidos y libres en sus movimientos.
Los miembros posteriores, por su parte, son aplomados, con músculos sólidos, largos, finos y planos, y unos corvejones acodados, anchos y situados ya cerca del suelo.
Los pies tienen forma de ‘pies de liebre’, con los dedos largos y apretados y los espacios interdigitales bien cubiertos de pelo.
Las uñas son blancas y generalmente muy fuertes.

Carácter

Este gran deportista necesita quemar constantemente la energía que atesora. La caza es su pasatiempo favorito y en España, más especialmente en las Islas Baleares, es donde este perro rústico y fogoso da lo mejor de sí mismo. Todo un atleta, es imposible no quedar prendado de sus espectaculares saltos (alcanza casi los dos metros de altura).

Además de un portento en lo que a sus aptitudes físicas se refiere, este perro tiene otras muchas virtudes. Noble, afectuoso, inteligente y con un halo de misterio es muy fácil caer rendido a los encantos de un perro tan singular.

Cazador de primera

A su condición de ‘perro volador’ capaz de saltar hasta casi alcanzar los dos metros de altura, hay que añadir la velocidad que puede llegar a alcanzar tras sus presas. Añada a esto su fino oído (siempre tiene las orejas erguidas atentas a cualquier ruido tras la maleza), y su aguda inteligencia y tiene todo lo que a un excelente cazador se le puede exigir. Además, puede desarrollar su labor de cazador por su cuenta sin necesidad de indicaciones por parte de su dueño. Puro instinto.

Dado a las fugas

Este excelente cazador es, una vez llega a casa y se rodea de la familia de su dueño, un inmejorable compañero muy cálido y afectuoso. No obstante, tiene un carácter independiente que le lleva a fugarse con cierta facilidad. Para evitar problemas en este sentido es recomendable cercar la propiedad y vigilar el jardín. Por otra parte, el Podenco ibicenco se entiende muy bien con sus congéneres podencos pero no así con perros de otras razas, un punto a tener en cuenta si va a compartir ‘techo’ con otros animales domésticos.

Todo un atleta.

Éste es un factor que su dueño debe tener muy en cuenta ya que la naturaleza del Podenco ibicenco es muy deportista y debe llevar un estilo de vida en esta línea. En su Ibiza original este perro se dedica fundamentalmente a la caza pero en otros países europeos ejerce con más asiduidad de perro de compañía. A su buen humor y carácter afable hay que sumar un temperamento equilibrado y una excelente salud. Igualmente, no requiere de grandes cuidados ni de un gran presupuesto para su alimentación. Un dechado de virtudes, en definitiva.

Buen temperamento para la vida en la ciudad

A pesar de su carácter deportista y su necesidad imperiosa de correr y saltar, el Podenco ibicenco puede acostumbrarse con cierta facilidad a la vida en un apartamento de ciudad. Sabe apreciar las comodidades que una vivienda le puede aportar a pesar de su condición de perro rústico. De hecho prefiere vivir deambulando por un piso que confinado en una caseta, donde puede llegar a sentir cierta claustrofobia.
Le encanta correr y necesita salir con asiduidad, pero es un perro discreto y educado que puede vivir en el interior de un piso sin que sus dueños tengan que preocuparse de que pueda llegar a romper nada.

Dieta equilibrada

La silueta estilizada del Podenco ibicenco debe mantenerse a toda costa y para ello su dueño debe vigilar atentamente su alimentación. De todas formas, no es un perro glotón de manera que no tiene potencialmente el peligro de engordar. La cantidad diaria de comida seca recomendada debe rondar los 400 gramos. Es importante que siempre tenga agua cerca ya que es un animal que bebe mucho y hay que ir con cuidado para que no de deshidrate.

La importancia de enseñarle a comprender la llamada

Dado que este perro presenta una predisposición más que notable a la fuga, su dueño debe ser particularmente insistente en lo que respecta a la llamada durante su proceso de adiestramiento. Es la mejor manera de tenerlo controlado y disminuir el riesgo de fuga.

Por otra parte, no le encomiende labores de perro guardián. Es un animal discreto y silencioso que no vale como cancerbero.

Salud y Cuidados

Este perro de naturaleza rústica y temperamento deportista y activo tiene una salud de hierro. Conviene, no obstante, vigilar que no llegue a sufrir un golpe de calor. De esta forma, dejarlo encerrado en el coche a altas temperaturas, por más que sea por un breve espacio de tiempo, se desaconseja de forma rotunda.

Solo se ha descrito cierta predisposición mayor que en otras razas a la epilepsia y a una enfermedad poco común llamada distrofia axonal que produce problemas musculares y del sistema nervioso. Los ejemplares blancos pueden ser portadores del gen que provoca sordera.

Por último, como todas las razas de lebreles, podencos y galgos, son bastante sensibles a determinados medicamentos, insecticidas y productos anestésicos.

Higiene básica

Otro punto a favor del Podenco ibicenco es su casi total ausencia de cuidados de higiene básica o de acicalamientos. Si el ejemplar es de pelo largo, con un manto que mida como mínimo 5 centímetros de longitud, debe cepillarlo con más asiduidad para eliminar la suciedad y los pelos muertos.

Necesitará de vez en cuando un baño, especialmente los ejemplares de color blanco.

Cachorro

Conviene que sea muy claro y coherente con el perro durante el proceso de educación y que comience a una edad muy temprana.

También conviene enseñarle con premios a responder a la llamada desde bien pequeño.

También es conveniente que de cachorro lo socialice con otros perros de diferentes razas para minimizar problemas de relación en la edad adulta.

¿Sabías que …?

Tuvo muy mala reputación en la Francia de finales del siglo XIX. La caza furtiva, muy extendida en aquellos años, utilizaba frecuentemente la variedad local del Podenco ibicenco que recibía el nombre de Charnigue. Un especialista llegó a tildar al Podenco ibicenco de animal ‘malo, arisco y poco inteligente

FICHA GENERAL

Altura: de 60 a 72 centímetros.

Peso: de 20 a 25 kilogramos.

Color: blanco o rojo, o bien, blanco y rojo.

Longevidad: de 10 a 12 años; algunos ejemplares pueden alcanzar los 14 años

 

Deja tu comentario

5 + = 8

Registro Gratuito del Club Amigos de Toros para Todos
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Comprar TORO THE GAME
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×