ELEMENTOS DE SEGURIDAD BÁSICOS PARA MONTAR A CABALLO

0
ELEMENTOS DE SEGURIDAD BÁSICOS PARA MONTAR A CABALLO

Las personas que se están iniciando en el mundo de la equitación deben tener en cuenta cuáles son los elementos imprescindibles para empezar a montar a caballo de manera segura, sin gastar inútilmente ni comprar un exceso de equipación

Estos son los elementos de seguridad básicos para montar a caballo, aquellos de los que no se puedes prescindir si se quiere disfrutar de la monta de manera cómoda y segura.

1. Casco de equitación

El casco es un elemento obligatorio en todas las hípicas y clubes, y sirve para proteger la cabeza en caso de caída o golpe. Es necesario que el casco esté homologado y cumpla con la normativa europea sobre equipos de protección, y en concreto con la norma EN1384, que es la relativa a cascos de equitación. Para comprobar si un casco va bien, tiene que quedar ajustado a la cabeza, y es recomendable cambiarlo si con él se ha sufrido alguna caída, aunque el casco parezca intacto y no se aprecien en él golpes ni fisuras.

2. Chaleco de equitación

No es un elemento de seguridad obligatorio, pero su uso está cada vez más extendido, especialmente entre niños que están aprendiendo a montar. Pese a todo, cada vez son más los jinetes experimentados que apuestan por él. Y no es de extrañar porque el chaleco protege de posibles impactos potencialmente muy graves sobre la columna vertebral y las costillas en caso de caída.

Junto con el casco, es un elemento de seguridad básico para montar a caballo aunque no sea obligatorio. Pero no vale un chaleco cualquiera: el chaleco de equitación también tiene que estar homologado y cumplir con la normativa europea, en este caso con la norma EN13158.

3. Pantalón de equitación

Los breeches o pantalones de equitación son un elemento imprescindible para montar cómodo sin sufrir roces en la piel. Y es que montar a caballo no es una tarea pasiva sino un deporte activo, y al poco empezará a sentir que necesita un pantalón cómodo que no interfiera en la monta.

Los breeches o pantalones de equitación están especialmente diseñados para ello: son ajustados y elásticos pero no aprietan, y previenen la formación de arrugas en la tela del pantalón, evitando de este modo dolorosas rozaduras. Además, también están reforzados por la parte interior de las rodillas, a que está en contacto con el caballo, protegiendo esa delicada zona del roce con la silla.

4. Botas de equitación

Las botas de equitación cumplen una doble función: por un lado, protegen las pantorrillas de roces evitando el contacto directo de la pierna con la silla o el caballo. Por este motivo, es necesario que sean de cuña alta, es decir, que lleguen hasta las rodillas, y que estén fabricadas en un material resistente y cómodo, como el caucho, el plástico o el cuero.

Por otro lado, al incorporar un pequeño tacón, evitan que el pie se deslice dentro del estribo y se quede atrapado allí. El “quedarse estribado”, como se denomina en la jerga del mundillo, es especialmente importante evitarlo en caso de caídas: ¿Imagina la lesión de cabeza, cuello o espalda si cae del caballo pero el pie se queda atrapado en el estribo y el caballo sigue corriendo, arrastrándole en esa posición? Por todo ello, las botas de equitación, aunque parezcan prescindibles, son sin duda uno de los elementos de seguridad básicos para montar a caballo.

5. Guantes de equitación

Pese a que no son obligatorios, si tiene previsto montar bastante es recomendable que tenga unos. Los guantes protegerán las manos de roces y callos producidos por el contacto con las riendas, y si se sale a montar en invierno protegerán las manos del frío. Los guantes tienen que ser especiales para equitación, un poco como los pantalones: tienen que quedar bien ajustados pero ser elásticos y confortables, ciñéndose sin apretarte.

 

Deja tu comentario

3 + 4 =

Registro Gratuito del Club Amigos de Toros para Todos
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Comprar TORO THE GAME
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×