TRIUNFO DE ROMÁN EN MANIZALES

0
TRIUNFO DE ROMÁN EN MANIZALES

Un espadazo a ley le permitió cobrar dos orejas y el cariño de la afición.

Efe. El valenciano Román entró con pie derecho en la Feria de Manizales, edición 63, al cortar dos orejas y marcharse por la puerta grande de la Monumental, en tarde marcada por el pobre juego de los toros de la ganadería de Paispamba.

El torero aprovechó el único rapto de calidad del segundo toro de la tarde, al que ligó, primero, en una variada tanda de lances con el capote.

En la muleta, dos series sobre la mano derecha y una más por la izquierda echaron arriba los ánimos de la plaza casi llena. Sin embargo, el ejemplar comenzó a ser corto de embestidas, lo que obligó al lidiador a replantear el curso de la faena, para brindar emociones a los espectadores al pisar terrenos comprometidos.

En el otro de sus ejemplares, un quinto manso de comienzo a fin y que buscó hacerse fuerte a punta de arreones, el ruedo entró en desorden.

Ya en la muleta, el toro demostró que no tenía más que ese peligro excesivo y manifiesto, que si bien supo guardar durante un trecho de la lidia asomó de nuevo en la recta final de la brega.

Leandro de Andalucía topó con un toro escaso de fuerzas en el que abrió la tarde. Los intentos del torero por revalidar su triunfo de la pretemporada en este misma plaza se fueron diluyendo con el paso de los intentos fallidos de meter a la res en los vuelos de su trapo rojo. El otro, cuarto, fue distraído y sin posibilidades.

Y Juan de Castilla tampoco encontró materia prima. El tercero se apagó casi de salida y el sexto, un jabonero sucio que por instantes pareció tener codicia, no tardó en quedarse sin fondo para despedir temprano a los espectadores.

FICHA DEL FESTEJO

Manizales (Colombia), miércoles 10 de enero de 2018. 3ª de abono. Casi lleno.

Toros de Paispamba, mansos y descastados, a excepción del segundo, que tuvo nobleza aunque duró poco. Casi todos fueron pitados en el arrastre.

Leandro de Andalucía, palmas y silencio.

Román, dos orejas y palmas tras aviso.

Juan de Castilla, palmas y silencio.

 

Deja tu comentario

3 + 6 =