CÓMO VER UNA CORRIDA DE TOROS

0
UNA OBRA IMPRESCINDIBLE EN EL MUNDO DEL TORO  “CÓMO VER UNA CORRIDA DE TOROS”

La cultura española, en el exterior, se la identifica de una manera muy concreta con esta manifestación popular que ha llegado a tomar forma, a través de los siglos, por el empeño de muchas gentes y con la oposición de otras tantas que abogaron por su desaparición. La polémica sobre la conveniencia de su existencia o su abolición no es nueva y, de alguna manera, es uno de los acicates que puede haber ayudado a mantenerla viva y que pueda darse en plenitud en el mundo de hoy, regido por parámetros morales que no menos la convierten, a ojos de los que no entienden su fundamento, en un vestigio anacrónico.

Una adecuada ayuda, a mano, de fácil comprensión, para esa explicación satisfactoria del mundo taurino, de sus cambios en el tiempo, de sus secretos, de su psicología, de sus soluciones técnicas y de su realidad actual, la puede encontrar en la obra de José Antonio del Moral, Cómo ver una corrida de toros (2003), que, por otra parte, sin ser un libro novedoso (su primera redacción corresponde a 1994), se sigue vendiendo a buen ritmo, suponemos que por lo atractivo del título como por haberse difundido boca a boca su valía como guía práctica taurina, para introducirse y afianzarse en el conocimiento de una materia tan rica, sugerente y secretista como lo es la corrida española, hoy en día, extendida, con vigor, a otros países en Europa y en América.

Como suele ocurrir en estos casos, ha quedado superado el original propósito del libro y se ha convertido, también, en una atractiva lectura para los entendidos en la materia taúrica, ya que a través de sus páginas se asientan nociones, se resuelven dudas, e incluso se desvelan aspectos que ni siquiera un aficionado cabal llegaría a reparar, aunque pudiera haber asistido a muchas corridas de toros. Es lo primero que nos dice J. A. del Moral que para saber de toros hay que ver mucho. Pensamos con él que igualmente útil es leer de toros e introducirse en su costumbre mediante un libro tan pedagógico como éste.

En Cómo ver una corrida de toros se pasa revista a todos los aspectos que rodean y conforman el espectáculo, desde dentro y desde fuera. Así nos encontramos de entrada con la plaza de toros, el por qué de su arquitectura, de su circularidad (ruedo), con sus dependencias y su significado, con el atractivo de poder pasearlas las mañanas de corrida para asistir a la ceremonia del sorteo de los toros que lidiarán por la tarde los diestros actuantes. Muchos asuntos que preparan y conducen a la celebración de los festejos son abordados y desmenuzados, que nos informan de la elaboración de las ferias y de la composición de los carteles con toros y toreros, que debemos saber manejar y valorar, la importancia de todos los protagonistas (acompañantes, banderilleros y picadores, y sus funciones, personal del festejo y de la plaza, autoridades, presidencia y asesores), bagaje y categoría de los matadores de toros (primeros pasos, alternativa y trayectoria), saber situarnos en la vertiente que les conduce a ser figuras del toreo o a sus graduales aledaños, sin omisión de la fama de las ganaderías que los que visten de luces se han comprometido a torear.

Donde J. A. del Moral se muestra más a sus anchas y donde su escritura toma vuelo, perspectiva y hondura, es cuando se adentra en el cogollo del tema taurino: el toro, la bravura, la lidia, qué es torear o el temple y su ilación en la faena.

El recorrido sobre el toreo comienza con una reflexión en torno al elemento sobre el que gira el espectáculo artístico taurino, el toro, animal único en la naturaleza, nacido y criado para ser lidiado, a partir de la transformación experimentada desde el siglo XVII en su morfología y conducta, labor liderada por el hombre (ganadero: la tienta y la genética: ya metidos en el siglo XIX) para conducirle por el camino de la acometividad (bravura) y de la nobleza, para que el toreo se propicie, surja el éxito del matador y se posibilite el devenir de la propia tauromaquia.

La lidia es definida como un continuo acoplamiento del torero a las buenas condiciones del toro, si las tuviera, más un saber limarle, corregirle y aumentarle sus malas reacciones en un proceso que conduce a un máximo aprovechamiento de cada toro desde los conocimientos de cada torero. A lo largo de los tres tercios de la corrida: varas, banderillas y muleta, se irá preparando al toro para su muerte, y en ese camino, debe procurarse ese máximo ajuste de torero y toro, ya sea a la defensiva si el astado es áspero y violento o en buena lid disminuyendo sus males hasta un extremo, o alcanzando el pleno ceñimiento con él cuando técnica y arte se unen para que el torero, según su personalidad, aproveche e interprete, aquí, la bondad de ese astado.

¿Qué es torear? De conocida respuesta: dominar y dar muerte al toro. Entendiendo que es un aspecto que ha ido variando en el tiempo. Al principio, en la época que arrancaba la tauromaquia de a pie se imponía la lucha con el toro y el intento de acabar con él, saliendo el torero libre del empeño (siglos XVIII y XIX). La fiereza de los toros lo demandaba….

Editorial Alianza
Colección: Libros Singulares (LS)
Precio: 19,20 € + gastos de envío
Páginas: 404
Pídelo en redaccion@amigosdetorosparatodos.es
Whatsapp: 610240098

 

Deja tu comentario

+ 21 = 27

Registro Gratuito del Club Amigos de Toros para Todos
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×
Comprar TORO THE GAME
[contact-form-7 404 "Not Found"]
×