UN AÑO SIN IVÁN FANDIÑO

0
UN AÑO SIN IVÁN FANDIÑO

El matador de toros Iván Fandiño, afincado en Guadalajara desde los inicios en su profesión, moría el 17 de junio de 2017 tras una cogida en la plaza de toros de Aire-sur-l’Adour, en el sudoeste de Francia. Fandiño, de 36 años, recibía una cornada mientras realizaba un quite a uno de los toros de Juan del Álamo. Se tropezó con su capote y cayó al suelo, donde fue cogido por el toro a la altura de los pulmones. El torero de Orduña y criado en gran parte en Guadalajara había cortado una oreja a su primer toro. Tras la cogida, fue hospitalizado en Mont-de-Marsan, donde murió minutos después de su ingreso en el centro hospitalario.

El pasado 13 de mayo, la Comunidad de Madrid descubría un azulejo en los bajos del tendido 1 en presencia de familiares, gente del toro, aficionados y miembros del Centro de Asuntos Taurinos. La cerámica recuerda los más de 30 paseíllos de Fandiño en el coso madrileño, su salida a hombros en 2014 y la histórica corrida como único espada en 2015. “Ejemplo de valor, estoicismo y heroicidad”.

Ayer domingo, la banda de música de la plaza de Las Ventas ha tenido el buen criterio de elegir el pasodoble “Fandiño” para amenizar el paseíllo.

El diario francés Sud-Oest recogió las últimas palabras que pronunció el torero Iván Fandiño antes de fallecer finalmente en el trayecto en ambulancia desde la ciudad francesa de Aire Sur L’Adour al hospital “”Que se den prisa en llevarme al hospital porque me estoy muriendo”. Fandiño resultó cogido en su turno de quites al tercer toro de la corrida de en Aire Sur L’Adour, correspondiente al también matador de toros español Juan del Álamo. El torero vasco perdió pie con el capote cuando trataba de instrumentar una chicuelina, y, una vez en el suelo, el animal le infirió una cornada en el costado derecho, que, finalmente, acabó con su vida.

“Mantengo la imagen de una gran persona y un gran torero. Aquella tarde había dejado en su primer toro una gran sensación y nadie nos esperábamos lo que ocurrió. Su huella es imborrable y siempre le vamos a tener en la memoria”, comenta Juan del Álamo, uno de los testigos de la tragedia de Iván. “Ha sido uno de los grandes toreros de los últimos años , venía de abajo y entregó todo por su profesión. Le tocó pagar este tributo”.

A lo largo de estos doce meses, los homenajes en su memoria se han sucedido por toda la geografía, quedando de manifiesto el carisma de Iván y el cariño que la afición aún le profesa. La puerta grande de la plaza de Guadalajara evoca su nombre como una muestra en la cadena de tributos sin fin.

Los recuerdos y homenajes no cesan. Hace tan sólo una semana que Sergio Moreno recogió en nombre de Fandiño la Oreja de Oro concedida por Radio Nacional de España a título póstumo. Era la tercera Oreja de Oro, en 2012 y 2013 ya le fue concedida como máximo triunfador de la temporada.

Cuarenta fotógrafos participaron ayer día 17 en una exposición con cuyos trabajos se pretende sufragar una escultura al héroe caído, que se erigirá en 2019. La subasta de obras tuvo lugar antes y después de la corrida de toros en la que, al igual que en la aciaga tarde, volvieron a torear Juan del Álamo y Thomas Dufau, esta vez con Manuel Escribano, ante una corrida del Tajo y la Reina; propiedad de José Miguel Arroyo ‘Joselito’.

 

 

Deja tu comentario

78 + = 81