PERERA INDULTA A “SERENO” EN LAS COLOMBINAS

0
PERERA INDULTA A “SERENO” EN LAS COLOMBINAS

Miguel Angel Perera consiguió el indulto de un magnífico toro de Torrealta, de hombre “Sereno”, y salió a hombros junto al peruano Roca Rey, que desorejó al sexto.

El jabonero de nombre “Sereno” pasará a los anales de la Plaza de la Merced. Desde el saludo capotero mostró una clase excepcional, en el ramillete de verónicas del Perera rematadas en el centro del anillo con dos medias y revolera.

Tras el típico picotazo en el caballo, hubo un excepcional tercio de banderillas de Curro Javier y Guillermo Barbero, que saludaron montera en mano. Y, aunque él no lo hizo, cabe destacar también la gran brega que firmó Javier Ambel.

En el último tercio, el toro tuvo todas las virtudes de la nueva tauromaquia: Fijeza, profundidad, nobleza y ritmo en la embestida, además de duración. Perera lo aprovechó de principio a fin, por ambos pitones, en series muy exigentes que el astado aguantó con casta. Clamor del público solicitando el indulto, que la presidencia acabó concediendo.

Roca Rey no quiso perderse la conquista de Huelva. El peruano salió espoleado en el tercero al que hizo un buen quite por chicuelinas y tafalleras. Brindó a David de Miranda, que salió al ruedo a recoger la montera. Por estatuarios, el pase cambiado y espaldinas sin rectificar ni un milímetro la posición fue el inicio. Lo sacó a los medios y allí templó y pulseó la embestida algo áspera y sin entregarse del torrealta en una labor de mucho mérito que no se entendió del todo en el tendido. Una serie de ayudados y circulares de increíble quietud en los terrenos del toro pusieron fin a la faena que no refrendó con los aceros.

Como no quería pasar en blanco este compromiso, se empleó en el sexto que deribó al picador y puso en peligro a los mozos de cuadra. En el tercio final lo hizo todo, sobando la embestida y metiéndose en los pitones, de nuevo con espaldinas y llevando cosido al toro a la muleta, con temple y largura en los pases de pecho, al natural y en los cambios de mano. Las ajustadísimas manoletinas finales mirando al tendido y la estocada arriba de efecto fulminante fueron el broche y le pusieron en la mano las dos orejas y la salida a hombros por la Puerta Grande.

El primero de la tarde fue exigente en la muleta del Juli. Protestaba en las cercanías y la faena del torero, muy laboriosa, fue más, destacando en una serie con majestad por el pitón derecho. El epílogo con dos series de circulares levantaron al público, pero no anduvo acertado con el estoque y saludó una cariñosa ovación.

FICHA CORRIDA

Toros de Torrealta, bien presentados y de juego desigual.

Julián López “El Juli”, de azul marino y azabache: pinchazo, estocada trasera y descabello (ovación tras aviso); y estocada (ovación).

Miguel Ángel Perera, de teja y oro: simuló la suerte suprema al indultad a su primero (dos orejas y rabo simbólicos); y casi entera (ovación).

Andrés Roca Rey, de lila y oro: pinchazo y casi entera (ovación tras aviso); y estocada (dos orejas)

 

Deja tu comentario

+ 65 = 69